SUFRIMIENTO O FELICIDAD

SUFRIMIENTO O FELICIDAD

Durante muchos años en América Latina se puso en práctica “La Teoría del Derrame”   en las décadas de los ’80 y ’90 tuvo su apogeo en nuestra América Latina.

En el modelo del derrame como eje principal se le exige a la sociedad en su conjunto pero sobre todo a los de abajo de la pirámide social paciencia para que el país creciera, o sea su PBI, se debía hacer sacrificios, la población debía ajustarse, cobrar salarios bajos, la imposibilidad de las microempresas de acceder a créditos, etc, definitivamente sufrimiento. Todo este esfuerzo se traduciría en crecimiento y todos nos encontraríamos en una época de oro.

Los objetivos planteados por esta teoría y en los gobiernos que la adoptaron eran bajar la inflación, esperar inversiones externas y crecimiento de la economía. A raíz de esto se produciría un derrame de arriba hacia abajo, primero a la clase media y luego llegando a los pobres sacándolos para siempre de la miseria.

La historia terminaría con un final feliz para todos. Debo aclarar que esta teoría no funciono nunca en ningún país del mundo. Lo que se logra es retraer la demanda y así la economía. Parte de la población, mayoritariamente los más jóvenes, se iban del país a buscar nuevos y mejores horizontes, y se agudizo el conflicto social.

Si hubo sectores que tuvieron y disfrutaron el crecimiento pero solo eran grupos concentrados y muy pequeños y como contracara muchos excluidos. En este momento el índice de Gini, formula que mide la desigualdad y sus índices van de cero a uno, fue de 0.42 a 0.50. O sea se consolido un derrame al revés.

Esta teoría, que venía de la escuela de chicago, tuvo un recibimiento inocente por parte de la sociedad, la población creyó en ella. La aceptaron y esperaron el derrame que nunca sucedió.

Un premio Nobel de economía renombro a esta teoría como sangre, sudor y lágrimas, sangre por los muertos que ocasiono, sudor por los que debían trabajar más horas en trabajos informales y lágrimas por la desesperación, el sufrimiento social puro.

Esto llevo al rotundo fracaso en la década del ’83 y del 2000 que se puso de manifiesto en las protestas masivas ocurridas en esos años.

En economía el objetivo último no debe ser el crecimiento de un país sino el desarrollo del mismo, con el potencial de sus habitantes.

En el desarrollo se abren las opciones de mejoras sociales, de salud, educación en definitiva de libertad. Una sociedad que tiene cubiertas sus necesidades básicas esta mejor presto para llevar a delante un desarrollo exponencial. Este desarrollo debe ser integrado con crecimiento, producción de bienes, industria cultural, desarrollo de potenciales en la educación, desarrollo familiar, atención en niños y adultos mayores y mujeres, etc.

Primeramente debe eliminarse los obstáculos como “las falses teorías sobre el desarrollo”. Ben Bernanke, nobel de economía, plantea que la debe hablarse de una economía de la felicidad de los ciudadanos. Buscar la felicidad colectiva, hacer el bien hace que uno se sienta bien.

En definitiva lo importante en economía es maximizar la felicidad de la sociedad a través de la distribución de la riqueza.

Avatar

Exodica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *