EL EMPRENDIMIENTO MÁS RARO

EL EMPRENDIMIENTO MÁS RARO

La contaminación ambiental ha motivado el surgimiento de uno de los negocios del futuro más raro: el aire embotellado.

Esta idea innovadora no solo es saludable, sino también sumamente rentable. Tanto así que ya hay emprendedores que facturan miles de  dólares al año vendiendo aire puro en latas o botellas.

China y la India son los principales importadores de este ingenioso producto, pues allí los niveles de contaminación atmosférica son cada vez más alarmantes.

Ejemplo de este emprendimiento es la experiencia de De Watts, que a finales del año 2015 el joven empresario Leo De Watts comenzó a embotellar aire puro y fresco de regiones verdes de Gran Bretaña como Somerset, Gales y Dorset. Su intención era vender estos frascos  a ciudadanos de regiones de países como China, atosigados por los altos índices de contaminación. Dos años después, Aethaer la empresa fundada por Leo- continúa vendiendo estos frascos de aire.

Cada botella se vende como parte de una colección de edición limitada. Para preservar el valor.

Respirar aire contaminado no solo aumenta el riesgo de padecer enfermedades agudas como tos, bronquitis e infecciones del tracto respiratorio superior, sino que las partículas contaminantes se pueden almacenar en los pulmones, legar el torrente sanguíneo e incluso hasta el corazón, cerebro y otros órganos.

Esta situación conduce a problemas cardíacos, cánceres y enfermedades mentales, pero muchos años después. Entonces, respirar aire embotellado tendría una mejora significativa en su salud en comparación con el aire contaminado.

Si está acostumbrado a respirar aire limpio y puro, probablemente no notará la diferencia. Sin embargo, más del 90% de la población mundial no tiene acceso al aire puro y limpio, y por tanto respira aire contaminado cada día. Solo una pequeña inspiración para estas personas probablemente tendría un efecto diferente  sería como ser mágicamente transportado a un campo verde abierto, libre de contaminantes con el sol brillando y los pájaros cantando.

El problema es que nuestro mundo es esclavo del consumismo, lo que requiere una producción constante. Las fábricas deben funcionar de forma continua y el requisito de bajo costo provoca que los incentivos para los fabricantes y minoristas sean puramente financieros y no ambientales. Algunas compañías pueden ofrecer un producto más respetuoso con el medio ambiente, pero depende del consumidor elegir que producto comprar.

Lo más raro es que este negocio pueda existir, la razón por la que puede vender aire limpio y puro es porque más del 90% del mundo no lo tiene, y esta concientizando sobre ese hecho.

 

Exodica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.