CANNABIS Y EMPRENDEDURISMO

CANNABIS Y EMPRENDEDURISMO

El nuevo nicho que se abierto en muchos países del mundo es el emprendedurismo en cannabis, ya que este vegetal está dotado de muchísimas propiedades. Su uso se remonta a tiempos antiquísimos.

La Argentina se pone a nivel con la primera legislación,  sobre el tema sobre todo de uso medicinal, y ya tenemos varios emprendedores dedicados a esto con vasta experiencia en el tema.

Uno de los casos es el  diseñador y artista Sebastián Tedesco, y el politólogo y emprendedor Pablo Fazio se conocían desde hace tiempo como usuarios y auto-cultivadores de cannabis.

En 2017, apenas sancionada la primera ley que legalizó su uso para el tratamiento de algunas patologías como epilepsia refractaria, empezaron a delinear un proyecto para producción de marihuana con fines terapéuticos.

Ese fue el germen de Pampa Hemp, una idea que tardó cuatro años en dar frutos ya que su actividad aún no estaba legalizada.

Una vez allanado el camino normativo, Pampa Hemp logró firmar un acuerdo de cooperación con el INTA para comenzar las tareas de investigación y elaboración de insumos para Cannabis Medicinal en un campo de la provincia de Buenos Aires.

Otro ejemplo en el país vecino, Uruguay, existe un emprendimiento de Cannabis medicinal de muchísimo éxito.

Se trata de Facundo Garretón, ex político, y ahora socio de la empresa “Yvy”, dedicada al bienestar.

Después de su paso por la política -fue diputado nacional – Facundo Garretón se sumó a un nuevo emprendimiento en el que es socio de la empresa “Yvy” orientada al “wellbeing” , como él la define. La misma produce cannabis medicinal en Uruguay teniendo en cuenta el impacto social y ambiental.

Yvy –en guaraní tierra- nació a principios del año pasado de la mano de la uruguaya Andrea Krell, hoy su CEO, y el australiano Kevin Nafte. Ocho meses después, Garretón entró como socio e inversor.

Mientras tanto, desde la Argentina, a través de una subsidiaria local Garretón avanza con los permisos para la producción de cannabis para la investigación en Yerba Buena, Tucumán junto al Conicet, la Universidad Nacional de Tucumán, el Inta y la municipalidad de Yerba Buena. A la vez, la subsidiaria australiana importa lo producido, hasta el momento, en Uruguay.

Yvy Life Sciences, que busca tener impacto social además del económico, produce cannabis medicinal en granjas de mujeres de cooperativas del interior del Uruguay a las cuales se capacita y se les hace un seguimiento a través de una aplicación. Empezaron con una hectárea dividida en tres granjas pero este año llegarán a 10 hectáreas en 13 granjas. “Estas granjas ya hacían cultivo orgánico y la idea es que diversifiquen su producción”, cuenta Garretón, quien explica que “en Uruguay, las tres están reguladas”. Mientras que en la Argentina, si bien está permitido el uso medicinal del CBD, no se puede producir y tampoco importar.

El futuro está en la naturaleza como fuerza de bienestar, está comprobado que la planta de cannabis tiene ciertos beneficios en enfermedades como Diabetes, Alzheimer, Parkinson, Fibromialgias, Epilepsia, etc. A su vez, es fuente de bienestar en general.

 

 

Exodica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *