AGRICULTURA URBANA, EMPRENDIMIENTO QUE SE VIENE

AGRICULTURA URBANA, EMPRENDIMIENTO QUE SE VIENE

La producción agrícola dentro de las ciudades es una de las áreas que crece con fuerza. Para conseguirlo, se ha valido de tecnologías de los invernaderos y de la hidroponía para dar paso a la agricultura vertical. Este tipo de negocios de agricultura ofrece la oportunidad de producir alimentos en ambientes cerrados, como bodegas o los techos de los edificios.

Su auge, además, contribuye con la solución de problemas que enfrenta la producción agrícola actual, como la escasez de agua, escasez de tierra cultivable y una población rural cada vez mayor.

Hay empresas que,  dedicándose a  esta forma de producción,  prometen que su tecnología puede generar 350 veces más rendimiento en la misma superficie que ocupa un cultivo tradicional al aire libre, y con un 1% del agua que esa producción requiere.

Es por ello que los huertos urbanos pueden ser negocios agrícolas rentables, dado que cada vez son más las personas conscientes del medio ambiente y que prefieren alimentos orgánicos.

La agricultura urbana, una tendencia que genera emprendimientos

La movida de la alimentación saludable y libre de tóxicos sigue generando especialistas en la construcción de huertas urbanas.

La agricultura urbana hoy es tendencia: la necesidad de comer más saludable y escapar de los agroquímicos se instaló hace poco y no parece que vaya a desaparecer pronto. Y, como es bien sabido por todos, cuando nace una tendencia automáticamente surgen nuevos emprendimientos.

Verde al Cubo se dedica a desarrollar tecnología y transferir conocimiento para que las personas tengan al alcance de la mano la posibilidad de producir alimentos abundantes y saludables, ya sea para consumo propio o con fines comerciales.  Uno de sus cuatro socios, dice: “Empezamos prematuramente en 2012, pero sabíamos que sacrificaríamos mucho hasta llegar a tener ganancias. Teníamos que transmitir la importancia de ser responsables de nuestra alimentación, de saber qué ponemos en la mesa para nuestra familia. Esa conciencia llego hace muy poco tiempo y allí fue cuando el negocio tuvo un real impacto”.

En otra experiencia nos comentan, “Trabajo con un concepto moderno e innovador de huertas, adaptándolo a la ciudad, con sus hogares que suelen tener poco espacio exterior, pero también con distintas instituciones y centros educativos. La idea es considerar la capacidad y la necesidad, y lograr un buen proyecto a partir de esas variables”, detalló.

En tanto, el titular  de Plantero, un emprendimiento que desarrolla productos y servicios dedicados a ayudar a que las personas cultiven sus propios alimentos y se relacionen con la naturaleza. Sus productos se adaptan a la vida en las ciudades y son fáciles de mantener.

Finalmente, hay una segunda pata del negocio que pueden aprovechar los emprendedores. Además del armado de las huertas hogareñas y su instalación, la capacitación y la enseñanza son llevadas a cabo por ellos mismos. Los tres emprendimientos generan talleres para que todos los usuarios que compran sus desarrollos, o quienes estén pensando en hacerlo, aprendan a mantener sus huertas, a cosechar sus frutos y a expulsar las enfermedades con productos orgánicos. Además, generan seminarios y clases para chicos y adultos en colegios y empresas.

Por esto, ya no es excusa no tengo espacio o tierra para tener una huerta quedo en el pasado hoy las posibilidades de alimentarse sanamente es posible.

Exodica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.